Noticias y novedades

David Colchero Finisher por primera vez en distancia Ironman

Publicada el 5 noviembre 1999 (hace hace más de 18 años)

Comparte esta información en:

Share |


En la Red se pueden encontrar muchos relatos sobre experiencias en distancia Ironman. Siempre emotivos y siempre motivantes, aún no habíamos tenido oportunidad de leer ninguno escrito por un triatleta aragonés. En esta ocasión vamos a publicar el de Luis David Colchero, que tras una gran trayectoria en duatlón, ha ido enfocando sus objetivos hacia la larga distancia, primero duatlón (por ejemplo Zofingen) y después triatlón (destacando ya en su primera participación en Zarautz). Esta temporada, junto con un buen número de triatletas de nivel, David fichó por el Lagunak Navarra, equipo que se ha convertido en uno de los más potentes en Larga Distancia. Esta es su experiencia en Roth, su primer triatlón de distancia Ironman.

FINISHER POR PRIMERA VEZ EN DISTANCIA IRONMAN!
EN ROTH HE ROTO EL MALEFICIO DEL MAL TIEMPO. FINISHER EN EL CHALLENGE DE ROTH CON 10H.12’

"Un año atrás estaba lamentándome por no poder ir al Ironman de Roth, después de dedicarle muchas horas de entrenamientos y muchos sacrificios para coger la mejor forma física que jamás haya cogido, pero por motivos felices, ya que fui padre de mellizos, adelantándose 40 días y truncando mi primera tentativa de Ironman.

Parece que fue ayer cuando vi salir del quirófano a mis dos criaturas y desde entonces se convirtieron en mi motivación para seguir en este mundo de deporte. Que mejor educación deportiva que ver como su padre participa en este fantástico deporte.

Buf, mil temores me recorrían pensando que al ser dos niños a la vez, el trabajo que ellos acarrean, me hiciese abandonar los entrenamientos… pero nada más lejos de la realidad.

Nos fuimos a compartir este duro trabajo con los abuelos maternos de la criatura a Alhama de Aragón, teniendo así un tiempo diario precioso para seguir con mis objetivos. Lo cierto que no ha sido el mismo tiempo que el año pasado y el stress se ha multiplicado por mil, pero la motivación de ellos me ha hecho tener una fuerza de voluntad extra para ir sacando adelante el entrenamiento suficiente para acabar mi cita pendiente con el Ironman.

Que mejor manera que ponerme como objetivo el mismo triatlón de distancia Ironman, además de acompañar a mis compañeros del Lagunak-Navarra.

Despues de todos los deberes hechos y de unos últimos test sorprendentes, me desplacé con el resto de la armada del LAGUNAK a Roth. Nos alojamos en Spalt (localidad alemana famosa por su cerveza Spaltbier).

Todo iba perfecto: aclimatación, entreno, descanso, inspección de circuitos, feria de triatlón. Todo espectacular… hasta el viernes tarde, sorprendiéndonos una gran tormenta, aunque en casa, la cual despertó mis temores, dormidos desde Zófingen. ¿Nos lloverá?

En el Briefing nos avisaron que el porcentaje de lluvia estaba en el 90%, así que, desesperadamente, había que hacerse con un chubasquero y ropa de abrigo para por lo menos acabar el reto, ya que con esas condiciones meteorológicas y conociendo a la perfección mi cuerpo, ya sabía que el objetivo de las 9h 15’ iba a estar difícil.

El día de la prueba fue muy largo, aunque empezó a la perfección, nadando en un tiempazo de 1h 03’ despúes de apenas nadar una media de 4000 mts. A la semana. Casi 5 minutos mejor de lo previsto.

La bici, tras embutirme en mi chubasquero nuevo y hacer con éste todo el parcial, rodé los 180kms en 5h33’ una media hora peor que lo previsto aunque de pulso iba muy bien, pero muscularmente… sin comentarios.

La maratón comenzó en seco y los primeros 25kms los hice a ritmo de 3h en la maratón, que era el objetivo después de una bici mala, pero la humedad me acabaría empeorando mi lesión en la articulación lumbo-sacra, obligándome a bajar el ritmo haciendo la maratón en 3h.26’.

Al final entrada en el estadio de meta con los pelos como escarpias, por los ánimos de todo el público y dedicando mi primer Ironman a mis entrenadores Miguel Angel de Arce y Angel Santamaría, mi familia y en especial a mi mujer Ana (gran sufridora diaria, junto con mis suegros, de mis entrenos) y a mis hijos Irene y David."



 


blog comments powered by Disqus